Epónimos odontológicos (I)

AUTORES:
Javier Sanz Serrulla
María José Solera Piña
Andrea Santamaría Laorden
Manuela Escorial García

CLASES DE ANGLE

Definición

Son anomalías de la oclusión dental, teniendo en cuenta la relación mesiodistal entre los primeros molares permanentes, considerando que el primer molar superior es siempre fijo e inamovible y el inferior se desplaza respecto al superior.

  • Clase I: el primer molar inferior se encuentra en relación normal, ocluyendo la cúspide mesiovestibular de los primeros molares superiores con el surco mesiovestibular de los molares inferiores. En este caso, las anomalías, de existir, se limitan por lo general al grupo incisal.
Clase I. (Dibujo original de E.H. Angle)
Clase I. (Dibujo original de E.H. Angle)
  • Clase II: el primer molar inferior se encuentra en relación distal respecto al superior y se reconocen dos divisiones, según la inclinación de los incisivos superiores, y dos subdivisiones: División 1, con protrusión de los incisivos superiores; Subdivisión: unilateralmente distal, con protrusión de los incisivos superiores. División 2, con retrusión de los incisivos superiores; Subdivisión: unilateralmente distal, con retrusión de los incisivos superiores.
Clase II (Dibujo original de E.H. Angle)
Clase II (Dibujo original de E.H. Angle)
  • Clase III: el primer molar inferior se encuentra en relación mesial respecto del superior. La articulación dentaria a nivel del área de los incisivos está habitualmente invertida. Subdivisión: condición unilateral.
Clase III (Dibujo original de E.H. Angle)
Clase III (Dibujo original de E.H. Angle)

Angle consideró las anomalías de oclusión solamente en sentido anterioposterior y estableciendo al primer molar superior en posición fija.

Aparición y actualidad

En 1899 aparece firmado por Edward H. Angle en la prestigiosa revista “The Dental Cosmos” un artículo, en dos partes, titulado Classification of Malocclusion [Volume 41, Issue 3, March, 1899, pp. 248-264; Issue

4, April, 1899, pp. 350-357], fruto del minucioso trabajo recogido de la observación de un millar de cráneos humanos. Ya en el título del artículo advierte Angle: “From a forthcoming book by the autor”, como así sucedería ese mismo año.

Al final de la primera parte, el autor, tras explicación detallada de su trabajo, define cada una de las tres clases que propone, con sus variedades, y acompaña un recuento de las mismas, correspondiendo la Clase I a 692 casos, Clase II a 266 y Clase III a 42. Angle fue un paso más allá en lo tratado hasta la fecha, de tal manera que aun siendo importante la relación dental oclusal, no era el correcto posicionamiento de los dientes y su adecuada relación sino una integración óptima de las estructuras del aparato estomatognático, tal como advierte al principio del artículo: “El conocimiento de la oclusión de los dientes es de importancia capital, debe abarcar un conocimiento no solo de las relaciones normales de las superficies oclusales de los dientes permanentes y temporales sino también de todas sus formas y estructuras. El crecimiento y el desarrollo normal de los maxilares y los músculos, junto con el desarrollo de los dientes y los períodos normales para tomar sus posiciones en los arcos, deben recibir una atención cuidadosa”. Con Angle, en este extenso y minucioso artículo, se sentaban las bases de lo que habría de ser una Ortodoncia científica.

120 años después, esta clasificación mantiene hoy en día su vigencia, especialmente entre los generalistas, principalmente por su sencillez.

Biografía

Edward H. Angle (1855 – 1930)

Edward Hartley Angle nació en Herrick, Condado de Bradford, Pennsylvania, el 1 de junio de 1855. Allí vivió hasta los 16 años y una visita que hizo con su madre al dentista, despertó la vocación a la que sería su profesión. Después de graduarse en una escuela superior de Canton entró como aprendiz en una consulta odontológica para pasar después al Pennsylvania College of Dental Surgery donde se graduó en 1878. Se instaló después en Towanda, donde ejercería durante varios años. Pronto se interesó en el tratamiento de las desviaciones dentales y empleó su habilidad para la mecánica, así como su genio inventivo para refinar y modificar los mecanismos que estaban en uso para corregir la dentadura en ese momento.

En 1886 fue nombrado profesor de Ortodoncia del College of Dentistry de la Universidad de Minnesota, donde regentaría esta cátedra hasta que presentara su dimisión, trasladándose entonces a la Northwestern University Dental School de Chicago. En 1895 marchó a St. Louis para continuar la práctica ortodóncica y estuvo en contacto con los mejores especialistas en Odontología. Aceptó un cargo en el departamento dental del Marion Sims College of Medicine (que le otorgaría el grado de doctor en Medicina en 1897) aunque siguió en contacto con la universidad de Chicago. Sin embargo, pasaría después al departamento dental de la Washington University, en St. Louis.

En estos años el Dr. Angle ya era bien conocido y respetado por sus novedosas y brillantes aportaciones en el campo de la Ortodoncia y se le tenía por uno de los mejores prácticos en este área. Pese a ello y a sus relaciones con varias instituciones odontológicas, advirtió que no lograría de las autoridades un compromiso que impulsara esta especialidad, de modo que la demanda que estaba produciéndose en el país no tendría suficientes ortodoncistas. Ello le animó a la creación, en 1899, de una escuela propia de Ortodoncia con su nombre, la “Angle’s School of Orthodontia”, la primera escuela de la especialidad establecida en el mundo, de la cual saldrían promociones formadas por hombres adiestrados al más alto nivel, entre otros Noyes, Hellman, Ketcham, Oppenheim (v.), Brodie (v.), Strang, Weinberger, Dewey, Rogers, Stanton, Mershon o Young, quienes difundieron por todo el mundo las ideas del maestro. Un total de 183 dentistas se graduaron en este centro, hasta que en 1927 cerrara sus puertas. En 1901 formaron la American Society of Orthodontists de la que Angle sería su primer presidente.

En 1915 fue condecorado por la universidad de Pennsylvania y un año después marchaba a Pasadena, California, donde residiría definitivamente. Allí, en compañía de Anna Hopkins Angle (1872-1957), doctora en Cirugía dental en 1902, discípula suya después y desde 1906 su segunda esposa, se dedicaría a su gran pasión profesional, la Ortodoncia, en la nueva institución: “The Edward

  1. Angle School of Orthodontia”.

Anna sería su gran colaboradora y una dentista muy activa en el establecimiento de la Edward H. Angle Society of Orthodontists, en 1922, además de la editora de la revista de esta institución, “Angle Orthodontist”, iniciada en 1930.

Si hay que poner una fecha de inicio en la repercusión de los trabajos de Angle, esta ha de ser la del verano de 1887, cuando presentara en la sección dental del IX Congreso Médico Internacional, celebrado en Washington, una comunicación titulada: Notes on Orthodontia, with a new system of regulation and retention. La acogida, por parte del estamento médico dominante, no pudo ser más desoladora, recibiendo el joven investigador las críticas más crueles. Ello no le amilanó sino que se convirtió en estímulo para continuar en esta línea, sin duda avalado por su propio convencimiento que ya empezaba a basarse en la confirmación positiva de sus tratamientos. A este trabajo siguió el mencionado de 1899 y fueron el germen de un libro que se considera el clásico de la Ortodoncia: The Angle system of regulation and retention of the teeth, publicado ese mismo año y sucesivamente hasta 1907 en que conocía su séptima edición en un montante de 628 páginas. En Alemania, principalmente, pero también en otros países europeos, conocería asimismo varias ediciones.

La búsqueda para la perfecta fijación para el aparato ortodóncico le condujo a cuatro inventos: el arco de expansión E (1900), el aparato Pin-and-tube (1912), el puente de Ribbon (1915) y el puente Edgewise (1928). Cada uno fue superando al anterior en un intento de conseguir ese ideal de perfección que Angle se había trazado como idearium de su trabajo

científico y así se puede comprobar cuando al referirse a su último ingenio dijera: probablemente, ningún otro mecanismo de ortodoncia haya experimentado un examen tan exhaustivo y severo antes de ser introducido públicamente.

Los días de Angle terminaron al servicio de una especialidad, la Ortodoncia, sin cuya dedicación hubiera sufrido un considerable retraso científico. Falleció el 11 de agosto de 1930 en su residencia de verano de Santa Mónica, California. ●

BIBLIOGRAFÍA

    1. Hahn, G. W. (1965). Edward Hartley Angle (1855-1930). American Journal of Orthodontics, 7, pp. 529-535.
    2. Hershfeld, J. J. (1979). Edward H. Angle and the malocclusion of the teeth. Bulletin of the History of Dentistry, 2, pp. 79-84.
    3. Noyes, F. B. (1957). Edward H. Angle. American Journal of Orthodontics, 2, pp. 132-134.
    4. Peck, S. (2009). A biographical portrait of Edward Hartley Angle, the first specialist inorthodontics. Angle Orthodontics, 6, pp. 1021-1027.
    5. Sanz, J. Edward H. Angle (1855-1930). Diccionario Biográfico Histórico de Dentistas. Madrid, Delta Publicaciones, 2018, pp. 9-10.
    6. Sicklick, A. M. (1999). Edward Hartley Angle. In pursit of perfection. Journal of the History of Dentistry, pp.129-134.
    7. Strang, R. H. W. (1930). Obituary. Dr. Edward H. Angle. The Dental Cosmos, 10, pp. 1107-1111. 8.Subirana, L. (1913). Angle y su obra. La Odontología, pp. 370-382.

9.Taylor, G. S. (2010). E.H. Angle. A British perspective. Dental Historian, 1, pp. 14-29. 10.Wuerpel, E. H. (1931). My friend, Edward Hartley Angle. The Dental Cosmos, 9, pp. 908-921.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre