¿Quién paga las prestaciones odontológicas de la sanidad pública?

Fernando Gutiérrez de Guzmán
Editor Odontólogos de hoy

Con la fama que hay en la sociedad, de lo caros que son los dentistas, si lo comparamos con los costes de la sanidad pública es fácil llegar a la conclusión de que, de eso nada, los costes que el dentista traslada a sus pacientes en general son “baratos” y cuando presta sus servicios a la administración pública a perdidas.

El Servicio Vasco de Salud, acaba de publicar las tarifas que aplica a las mutuas y a quienes no están cubiertos por el Sistema Nacional de Salud, basándose en sus costes. Lo pongo a modo de referencia sin cuestionar su gestión, pero nos viene bien por la comparación que haremos después.

Una consulta telefónica con el médico de cabecera cuesta 32 euros y una cita presencial 65 euros. Si la visita es a un especialista, el coste se eleva hasta los 238 euros por la primera consulta. Las siguientes tienen un precio de 119 euros. Y el mero hecho de ser atendido en Urgencias está valorado en 257 euros.

Ahora vamos a valorar lo que paga el Servicio Vasco de Salud a los odontólogos. Por atender a un niño o niña de entre 7 a 11 años durante un año, incluyendo consultas tratamientos y urgencias, se abonan 49, 20 euros. Si nos vamos al Servicio Navarro de Salud con similar programa de PADI, la cantidad es similar también.

Ya solo la consulta de menos coste que es la del médico de cabecera 65 euros, es superior a lo que pagan al dentista durante todo el año por todo, primera y sucesivas consultas, tratamientos y urgencias si precisa, 49,20 euros año.

Es fácil entender que la consulta del médico de cabecera tiene menos coste que la de una clínica dental con todo su equipamiento, la del odontólogo está más en la línea de la del especialista, hablando de costes no de otro tipo de consideraciones que no es el caso que nos ocupa. No necesita la misma inversión abrir una consulta de medicina general que una clínica dental, el médico de familia en la sanidad pública pasa solo la consulta y el odontólogo necesita ayuda auxiliar.

Vistos estos datos, la primera impresión es que aquello que dijo cierto ministro de que “los dentistas eran caros … “, habría que suprimirlo y cambiarlo por: ” la asistencia odontológica del sistema público de salud, además de ser insuficiente es a cuenta de los odontólogos”. Quienes contribuyen con su esfuerzo muy por encima de los presupuestos de las administraciones públicas a la atención bucal son los propios odontólogos.

Si una consulta se dedicase plenamente a atender el PADI, no le llegaría para pagar el salario mínimo ni al odontólogo ni al resto de personal. A ver si la Sra. Ministra de Trabajo se da una vuelta por la realidad de nuestro sector y aprieta a nuestro empresario, la Administración Pública.

¿Y Defensa de la competencia? Si trabajamos por debajo de coste. Mejor no, no acabe tentada a multarnos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre