Hablamos con Marcel Martín.

Personalidad referente de la fotografía dental. Formador en activo de profesionales de la odontología.

El pasado día 17 de septiembre en la clausura del Congreso de SECIB, por sorpresa, esta sociedad tributó un merecido homenaje a Marcel Martín, fotógrafo profesional que durante los últimos 20 años se ha dedicado a formar y atender las necesidades de las clínicas en cuanto a la fotografía y ha dirigido los reportajes gráficos de multitud de congresos de la profesión en España. Marcel había anunciado con discreción, como es habitual en su proceder, que esta sería la última ocasión en que ejercería la dirección fotográfica de un evento. No significaba que abandonase la profesión como algunos pudieron creer, sino que a partir de ahora su dedicación a la fotografía dental será en el campo exclusivo de la formación.

La entrega durante el Congreso SECIB de una placa en reconocimiento a tu labor. ¿Cómo la has vivido?

Con gran sorpresa, no creo que sea merecedor de este reconocimiento, lo único que he hecho ha sido cumplir con mi obligación ya qué si la gente confía en ti, tu debes corresponder a esa confianza.

¿Cómo surgió tu pasión por la fotografía?

No fue un flechazo, desde muy joven tuve que empezar a trabajar (como muchos otros niños en esa época) y tuve que combinar los estudios de electrónica con el trabajo de aprendiz.

Reparaba flashes y cámaras y ahí empezó mi contacto con fotógrafos, era el momento del cambio de la iluminación continua a la de flash y tenía que enseñarles a iluminar con este nuevo tipo de iluminación hasta que vi que mi camino era el de la fotografía.

¿Cómo crees que ha cambiado el mundo de la fotografía la llegada de la digital y de los programas informáticos como Photoshop, que permiten retoques de todo tipo? ¿Cómo afecta al trabajo del fotógrafo?

El cambio fue muy brusco y más para personas como yo que ya teníamos una edad avanzada,

No por el hecho de la toma fotográfica que el concepto era el mismo sino por lo que llevaba

Implícito que era la postproducción. A mí personalmente me daba miedo el hecho de coger un ratón para manejar el ordenador y la dificultad que entrañaba manejar los programas.

Muchos compañeros no creyeron en la nueva tecnología o no se quisieron o atrevieron a adaptase a lo nuevo y tuvieron que cerrar y abandonar la profesión. El importante cambio a lo digital está en la postproducción

¿Cómo fue tu paso de la fotografía convencional ¿Publicidad, estudio, bodas, etc.?) a la fotografía dental?

De una forma totalmente fortuita, en el año 2002 el Dr. Francisco Pina me contrató para realizar el reportaje fotográfico del congreso de SEI en Barcelona. Por mi lado pasó el Dr. Josep María Clemente y se extrañó que en esa época un fotógrafo profesional utilizara una cámara digital, fui a su clínica a explicarle las ventajas que le iba a ofrecer una cámara digital a lo que el estaba utilizando en ese momento que era la inmediatez, ver la foto al momento y no tener que depender de esperar a tener una diapositiva revelada al cabo de unos días ya que si la diapositiva no había quedado bien ya no se podía repetir debido a que el paciente ya no estaba.

Le pareció tan bien que me propuso ir al Colegio de Odontólogos a dar un curso y posteriormente al Forum Dental del Mediterráneo. A partir de ahí todo seguido, la Dra. Conchita Curull me pidió que fuera a SEPA Tarragona y hasta hoy, dando las gracias a todo el sector porque han sido los mejores años de mi vida profesional.

Te estoy escuchando y te veo totalmente integrado en el mundo de la odontología.

Yo soy una persona que me implico mucho en mi trabajo, cuando empecé en la odontología lo que más me interesó fue saber qué necesidades fotográficas tenía una clínica dental y me di cuenta que era imprescindible hacer fotografías de todos los paciente desde el primer momento hasta acabar su tratamiento, que les iba a ir muy bien como herramienta de diagnóstico, como herramienta de marketing, como herramienta legal y para muchísimas más cosas, que si la fotografía dependía de los doctores/as faltarían muchas fotografías, quien debe hacer las fotografías es el personal auxiliar y ponérselo de una forma muy sencilla ya que no han de ser fotógrafas/os. Con un equipo básico con unos parámetros muy sencillos y que aprendan a encuadrar.

¿Entiendo que has dejado atrás toda la parte que hacías comercial para dedicarte exclusivamente a la formación?

Efectivamente, ya hace cinco años dejé toda la parte comercial y lo hice saber a través de un comunicado que este tema lo iban a llevar desde Casanova Foto y estuve un tiempo como asesor externo hasta que hubo un momento en que me hice a un lado para dedicarme única y exclusivamente a la formación. Por si alguien tiene alguna duda, no tengo nada que ver con dicha empresa. Mi paso por Casanova Foto fue una transición como asesor, ya no tengo nada que ver con esta empresa.

 

Te dedicarás los próximos años en exclusiva a la formación. ¿Qué proyectos tienes ya abiertos en este campo y que otros implementarás?

De momento continuar con lo que estoy haciendo que es ir a las universidades que necesitan formación tanto para el grado como a masters e ir a clínicas a formar al personal auxiliar.

Estoy acabando un nuevo proyecto con la Dra. Caridad Hernández de la Universidad de Murcia

donde yo voy a hablar de la parte técnica, del manejo de las cámaras y parámetros a utilizar en cada tipo de fotografía y la Dra. Hernández de la parte científica, del porque la toma hay que realizarla en una posición concreta. Realizada la teoría vamos a realizar prácticas para que todos los asistentes al curso tomen las suficientes fotografías hasta que veamos que lo han entendido perfectamente.

 

¿Escribiste un libro sobre fotografía Dental, que aceptación tuvo?

Cuando la editorial me propuso escribir un libro sobre la fotografía dental fui muy reacio a hacerlo ya que escribir creo que no es lo mío, pero después de insistir y decirme que era un encargo para los Laboratorios Lacer y que mis hijos me insistieron den que si que lo tenía que escribir, me decidí a hacerlo.

Estoy francamente satisfecho del resultado obtenido y de la aceptación que ha tenido, los comentarios que recibo son muy halagadores, el problema es que ahora me preguntan donde se puede adquirir y creo que Lacer los ha agotado y no hay forma de conseguirlo.

 ¿No has pensado en escribir otro más actualizado?

Estamos pensando con la Dra. Caridad Hernández en escribir un manual práctico sobre Fotografía Dental pero de momento está gestándose y es posible que lo podamos tener a mediados del próximo año.

Del carrete en el que cada disparo suponía un coste a lo digital donde parece que pulsar el botón no tiene coste ya. ¿Realmente es así o nos pasamos dando al botón?

La ventaja que tiene es la economía, la inmediatez, pero el digital tiene otros problemas y es que el concepto digital la gente no lo ha acabado de entender.

En primer lugar, habría que explicar que dependiendo del tamaño del sensor de captura la fotografía tendrá más o menos calidad, que en función de la resolución que le pongamos a la toma también variará la calidad.

Pero para mí lo peor de la fotografía digital es que no revelamos ninguna fotografía y se va a perder la historia de nuestras vidas, mientras de un carrete de 36 fotografías unas pocas eran buenas y las teníamos en un álbum, (el resto iban a una caja de zapatos) y guardábamos nuestros momentos importantes, ahora se guardan en soportes digitales que antes o después se van a averiar, o los archivos no se podrán abrir. Qué lástima que desde que tenemos fotografía digital estamos dejando de tener los mejores recuerdos de nuestras vidas. Con el carrete revelábamos y las buenas las guardábamos en un álbum, con lo digital perdemos los mejores momentos

¿Qué es lo primero que debemos tener presente al hacer una fotografía?

Para obtener una buena fotografía mi primer consejo es hacerlas con una cámara fotográfica y no con un teléfono, a partir de ahí, el elemento principal es tener una luz adecuada. Con las cámaras que hay hoy en el mercado es muy fácil que nos queden bien las fotografías, nos dan suficiente información para poner los parámetros de diafragma y velocidad de obturación, trabajar con una sensibilidad (ISO) bajo y sobre todo encuadrar bien.

Las fotografías hay que hacerlas con una cámara, no con un teléfono

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere empezar en el mundo de la fotografía?

Hoy por hoy el poder vivir de la fotografía profesional es bastante complicado, con la fotografía digital todo el mundo se cree que ya es fotógrafo profesional y no es así.

Es una profesión muy vocacional y se debe tener una sensibilidad especial para captar una imagen y además formarse y especializarse para poder destacar haciendo cosas distintas a los demás profesionales.

El paso a lo digital te convirtió en profesor de fotografía, más concretamente de fotografía dental. ¿Ocurrió por casualidad o ya tenías inquietud por la docencia antes?

Antes de empezar en el mundo dental daba clases de fotografía y Photoshop. En la odontología por casualidad, en principio mi idea era vender equipos de fotografía a las clínicas, al entregar los equipos nos pedían que pusiéramos los equipos en marcha y al final me di cuenta de que la formación me gustaba mucho más que la parte comercial y es una cosa mucho más agradecida que la venta o el hecho de estar haciendo un reportaje. Cuando ves que una clínica te ha hecho caso, ves que el resultado que obtiene por tus consejos es bueno y te agradece lo que les has enseñado, es muy gratificante.

 

Eres especialista en fotografía dental y el formador más conocido y acreditado en este campo en España. ¿Qué tal resultan los dentistas como alumnos?

Mi idea de la fotografía dental es que debe ser una herramienta de trabajo, no he pretendido que se hagan las mejores fotografías del mundo, siempre he pretendido que haciendo las fotografías de la forma más sencilla tuvieran la mayor calidad posible y que fueran útiles para estudiar los casos y utilizarlas como ya he dicho para hacer un mejor diagnóstico, hacer un buen marketing y tener defensa legal. En este aspecto creo que son muy buenos y sobre todo las auxiliares e higienistas son extraordinarias.

 “la fotografía dental debe ser una herramienta de trabajo”

En tu tienda estudio de Barcelona, hoy cerrada, nos cuenta que pasaron los jugadores del Futbol Club Barcelona. ¿Qué anécdota tienes de aquella época?

Efectivamente, esto es debido a que la tienda estaba muy cerca del estadio y tanto los delegados del fútbol y el baloncesto nos los traían para hacerles las fotos de carnet para las fichas y al conocer la tienda volvían a revelar los carretes o las fotografías digitales, pero es un tema que no tiene más importancia ya que cualquier cliente tiene la misma importancia sea más o menos popular. Además, la mayoría de ellos quieren pasar desapercibidos, son gente muy llana y si he de destacar a alguien que es la persona más sencilla de las que he conocido es Leo Messi.

¿Te gusta el fútbol? ¿Eres de algún equipo?

Soy un auténtico seguidor de todos los deportes, soy socio del Barça desde hace 48 años y mis hijos y nietos socios desde el día que nacieron, pero no soy forofo y si hay una cosa que no me pierdo nunca es el motociclismo, si las carreras son a las cuatro de la mañana madrugo para verlas.

¿Qué otras aficiones tienes?

Solo una, disfrutar de mi familia y mis amigos, eso es lo más importante de la vida, bueno, y comer bien.

Marcel Martín frente al presidente de SECIB Profesor Daniel Torres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre