Protección de niños y adultos vulnerables

Alejandra Llorente Odontóloga, ejerce en Reino Unido

En Reino Unido tenemos que hacer una serie de horas de formación continuada y uno de los cursos que recomienda el Colegio es el de cómo proteger a niños y adultos vulnerables.
Creo que sería una buena iniciativa que se hiciera en España para actualizarnos y mantenernos más alerta para poder identificar posibles abusos en personas vulnerables que quizás si el ojo no está entrenado se nos pasen por alto.Como profesionales sanitarios tenemos la obligación de velar por nuestros pacientes y contactar asuntos sociales si tenemos alguna sospecha.

Cuando llegas a Reino Unido si quieres trabajar para la Seguridad Social a los médicos y dentistas jóvenes nos mandan a donde nadie quiere ir, que suelen ser las zonas más deprimidas del País y poco a poco todos vamos mejorando y buscando destinos mejores.

“Sería una buena iniciativa que se hiciera en España para actualizarnos y mantenernos más alerta para poder
identificar posibles abusos en personas vulnerables”

Mi padre no quería que me marchara a Inglaterra, quería que me quedara en la clínica familiar pero yo necesitaba abrir las alas y probar mis fuerzas. Antes de marchar me decía no sabes bien inglés, no vas a sobrevivir… las típicas cosas que dicen los padres para intentar que te quedes.

Y tengo que reconocer que cuando llegue a Grimsby y vi los pacientes que tenía pensé “mi padre va a tener razón”. Mis pacientes muchos por no decir casi todos estaban en metadona, los niños con caries del biberón que los teníamos que mandar a sedar para quitarles todos los dientes.

Al poco tiempo de estar allí salió en la prensa local que al padre de uno de mis pacientes le habían metido en prisión por haberle roto el fémur a mi paciente de tres años dándole una
paliza. Siempre me quedará en la conciencia pensar si podía haber hecho algo.

Desde entonces todos los años hago el curso de niños y adultos vulnerables para estar actualizada de cuando tengo que llamar a asuntos sociales y cuáles son las señales que deben despertar la bombilla de “alarma”.

Una de las cosas que siempre recuerdo de los cursos es que dicen que los niños se suelen caer de frente, pero que los golpes en las zonas laterales son más sospechosos y por lo general menos fortuitos.

Ciertas formas de conducta de los niños que sufren abusos sexuales… reacios a abrir la boca y con comportamientos fuera de lo que suele ser los típicos niños con miedo al dentista.

No existe un manual exacto, pero dicen los expertos que sigas tu instinto, y para eso se necesita mirar al paciente en su conjunto, no solo la boca. Lo que me he dado cuenta con los años según yo he ido evolucionando en mi carrera es que quizás el nivel socio económico de mis pacientes es mejor pero eso solo es una gruesa capa de pintura para que sea más difícil sospechar si un niño o un adulto sufre abusos.

Recordemos que según ha alertado la ONG Save de Children una de cada dos denuncias interpuestas por abusos sexuales tienen como víctima a menores de edad y entre un 10 y un 20% de la población sufrió abusos sexuales siendo niño o niña en España.

Solicitan una Fiscalía específica de violencia contra la infancia; juzgados de instrucción especializados en este tipo de violencia; que se dé prioridad a la tramitación de los procedimientos de abusos a menores y se incluya formación específica a todos
los profesionales involucrados en el proceso.

Por lo tanto creo que los dentistas tenemos que ser incluidos en esta formación junto a los médicos y otros profesionales ya que podemos ser de gran ayuda. Nosotros tratamos a los niños muy de cerca, podemos ver lesiones en el cuello, en la cabeza, en las manos… que quizás a simple vista a otras personas les pasen desapercibidas. También tenemos que conectar con ellos psicológicamente para poder tratarlos… en definitiva podemos marcar la diferencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre