Hablamos con Berta Cortés Acha

Secretaria del Comité Organizador del Congreso SECIB 2022

Berta Cortés Acha (Pamplona 1987). Licenciada en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y Doctora en Medicina e Investigación por la Universidad de Barcelona, Máster de Cirugía e Implantología Bucofacial en la Universidad de Barcelona. Hija, nieta, hermana y sobrina de dentistas. Hablamos con Berta durante el desarrollo del Congreso SECIB 2022 en Pamplona.

Has sido la secretaria del comité organizador del congreso SECIB 2022, inicialmente previsto para 2020. ¿Cómo se han vivido desde la organización las incidencias provocadas por la pandemia? ¿Cuál es tu valoración del desarrollo final de congreso?

La verdad es que tanto la incertidumbre de un año tras otro, como los múltiples cambios fueron cuanto menos desafiantes y a veces hasta desilusionantes. Además, también trabajamos en el congreso Secib online que tuvo lugar en marzo de 2021. Sin embargo, hemos sido un comité fuerte y con muchas ganas de que saliera adelante, y junto con otros compañeros que se unieron para ayudarnos este último año, lo hemos sacado adelante. Ha sido el primer congreso presencial tras la pandemia, en unas fechas poco habituales y a pesar de todo creo que hemos cumplido con las expectativas. Hemos tenido un programa muy diverso, actual e interesante y creo que tanto la industria como los congresistas han podido disfrutar de él. Estamos satisfechos.

Organizar un congreso además de complejo por los muchos detalles que hay que cuidar, choca con la poca ayuda que suele llegar de las instituciones próximas. ¿Os habéis sentido apoyados por las autoridades locales?

Al acto inaugural vinieron la consejera de Salud de Navarra Santos Induráin y el alcalde de Pamplona Enrique Maya. La consejera además estuvo presente en el congreso online del 2021. Agradecemos mucho su tiempo con nosotros. Sí que es verdad que no hubo un apoyo económico o facilidades de algún otro tipo.

Participas activamente en una sociedad científica. ¿Cuál piensas que debe ser el papel de las sociedades científicas en este momento?

Las sociedades científicas deben fomentar e impulsar la actualización del conocimiento y la formación continuada. Así como dar a conocer la investigación que se realiza en nuestras universidades y laboratorios, que es mucha y de gran calidad, y hacernos visibles en el exterior. Por último, debe luchar por sus socios, los cirujanos/ as bucales y su especialidad, para que ésta sea, por fin, reconocida. Esto es algo difícil y sabemos que la sociedad llega hasta un punto, a partir de ahí debe ser el Consejo General de Odontólogos y después el gobierno el que debería ponerse a trabajar en ello y concretar de una vez. La Secib creo que cumple con todo ello.

Perteneces a una “saga familiar” de dentistas. ¿Cómo ha influido en tu decisión de optar por esta profesión? ¿Desde cuándo se remontan tus antecesores familiares en la profesión?

Según nos contaba mi abuelo Nemesio Cortés, parece que el primer familiar del que tenemos noticia es del padre de mi tatarabuelo que en el siglo XIX ejercía lo que entonces se llamaba “ministrante”, practicante, sacamuelas y cirugías menores. Después de él fueron su hijo, Estanislao Cortés y su nieto, Luis Cortés Guerrero (mi bisabuelo), que ejerció la odontología en el medio rural, en Ochagavía (Navarra).

La clínica en Pamplona la funda el hijo de Luis, Nemesio Cortés Izal (mi abuelo), en 1941. De mi abuelo salen 3 hijos dentistas; mis tías Teresa Cortés (ortodoncista jubilada en Murcia) y Menchu Cortés (odontopediatra jubilada en Pamplona) y mi padre Javier Cortés. Y, de entre mis hermanos, dos somos dentistas, mi hermano Telmo y yo.

Cuando llegó el momento de decidir qué estudiar, la odontología no fue, sinceramente, lo primero que me vino a la cabeza. De hecho mi padre no me lo había mencionado nunca, supongo que para darme la posibilidad de poder decidir por mí misma, sin condicionarme. Pensaba en medicina, algo quirúrgico, porque siempre me ha gustado esto del bisturí y el trato con el paciente. Al final descarté la medicina ¡y eso que las dudas continuaron en primero de carrera!

Más del 70% de los jóvenes dentistas sois mujeres. ¿Crees que las nuevas profesionales están dispuestas a luchar por los primeros puestos?

Eso espero pero es verdad que aun siendo mayoría en las aulas desde hace varios años, seguimos siendo poco visibles. Es difícil encontrar un curso, un congreso, un webinar… algo en el que el programa haya por lo menos un 50% de ponentes mujeres. Las casas comerciales aúpan más fácilmente a compañeros y sin ellas un profesional no se puede dar a conocer. Pero este problema va más allá, aún recuerdo una llamada telefónica que hice para cubrir un puesto de cirujano que demandaba una clínica dental de Barcelona. La respuesta de la mujer de recursos humanos fue que buscaban un cirujano hombre pero que también tenían libre el puesto de estética dental, a ver si eso me interesaba. Nunca se me olvidará. O incluso pacientes que aun hoy en día tienen mayor aceptación si el que les va a operar es un cirujano bucal y no una cirujana. Esto por suerte cada vez es menos.

Tu embarazo es evidente, por cierto, enhorabuena por tu estado, tal vez para cuando se publique la entrevista ya hayas sido madre. ¿Cómo crees que afectará a tu actividad profesional? ¿Te sientes en desventaja con tus compañeros varones?

Muchas gracias, ¡probablemente sí! Como a toda autónoma, va a ser difícil de compaginar. Vivimos tiempos de carrera por no quedarse atrás, de mucha competencia por la cantidad de clínicas que hay y eso evidentemente es un hándicap. Así que supongo que volveré al trabajo pronto, las autónomas no nos podemos permitir el lujo de las 16 semanas de baja, pero también tengo claro que en la vida cada cosa tiene su momento y hay que saber priorizar.

Frente a mis compañeros, ¿la maternidad puede ser una des- ventaja?, no estoy segura, sí que es verdad que antes era la mujer la única que se encargaba del cuidado de los niños pero esto poco a poco creo que va cambiando, lo veo en amigos de mi entorno o en mi marido. Los primeros meses puedes estar un poco más ausente pero después creo que se puede llegar a compaginar todo.

Es difícil encontrar un curso, un congreso, un webinar… algo en el que el programa haya por lo menos un 50% de ponentes mujeres. Las casas comerciales aúpan más fácilmente a compañeros

Ejerces en una comunidad autónoma con el PADI (Plan de atención dental infantil) más completo junto al del País Vasco, instaurado antes de que empezases a ejercer. ¿Te imaginas como sería la salud dental de tu entorno sin PADI?

No quiero ni imaginarlo, de hecho, no me entra en la cabeza que haya comunidades que no lo tengan instaurado. Es impensable que aun hoy en día, el sistema nacional de salud no contemple la boca como parte del cuerpo para su prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades. No podemos pretender que el ciudadano de a pie, dé importancia a su salud bucal si, indirectamente, le estamos enviando el mensaje de que no es tan importante porque el sistema de salud no lo cubre.

Las autónomas no nos podemos permitir el lujo de las 16 semanas de baja

¿Qué le pedirías a la administración pública par mejorar la salud bucodental de la población?

Cobertura dental más amplia, campañas de concienciación, PADI obligatorio en todas las comunidades autónomas y, lo más importante, una mejor formación de los médicos en atención primaria. Cuando una persona tiene un dolor y va al médico de cabecera, en general, estamos viendo que éstos no tienen apenas conocimiento de la patología bucal y se limitan a prescribir antibióticos, la mayoría de las veces innecesarios. Una mejor formación de estos sanitarios es importante.

¿Qué le pedirías a esta misma administración para mejorar la situación de los profesionales?

Puesto que es una profesión de ejercicio mayoritariamente privado poco puede hacer, excepto regular la instalación de las clínicas dentales. No se exige ser dentista para abrir una clínica dental. Y sinceramente a mí eso me parece de poco sentido común. Hablamos de salud, de un servicio a la sociedad y en mi opinión debería estar regulado por el bien de los pacientes y de la profesión.

Recientemente te has hecho cargo de la dirección de la clínica donde trabajas. ¿Cómo vives esta situación? ¿Qué opinas de la decisión cada vez más frecuentes de nuevos profesionales que desechan tener su propia clínica y trabajar para un tercero, en ocasiones no profesional?

Es un paso importante y he de reconocer que difícil, muy difícil. Durante una temporada ocupas más tiempo en la gestión de la clínica, el personal, los colaboradores etc.. que en tus propios tratamientos a pacientes, pero espero y confío en que una vez cogido el truco todo sea más fácil. Entiendo perfectamente que se deseche la idea, es mucho más fácil y cómo- do ir a un sitio, hacer tus tratamientos y salir por la puerta olvidando todo tipo de preocupaciones (aunque no todos los profesionales son así). Pero también es verdad que el llevar tu propia clínica tiene un punto de satisfacción que no lo tienen los demás. Es tu casa, tratas a tus pacientes en tu casa y pro- curas que estos se sientan a gusto y bien tratados en ella. Tienes mayor control de todo y las cosas se hacen de la manera que tú crees que es mejor, desde todos los puntos de vista, no solo el mero acto quirúrgico por ejemplo. Y en mi caso, seguir el negocio familiar es una presión muy grande pero sobretodo es un orgullo.

El llevar tu propia clínica tiene un punto de satisfacción que no lo tienen los demás

Al terminar tus estudios de grado cursaste un máster en la Universidad de Barcelona. Cuéntanos como fue tu experiencia.

Fue un máster de 3 años que por aquel entonces era de dedicación exclusiva, muy exigente pero muy satisfactorio. Aprendí mucho de todos mis profesores/as e hice muy buenas amistades. Al salir, vi que tanto esfuerzo y dedicación daban su fruto, éramos mucho más capaces y útiles que com- pañeros/as de otros másteres de la misma rama. También fue lo que me dio pie a seguir con el doctorado, que conseguí en junio del 2019.

El debate sobre las especialidades se remonta a cuando tu generación aún estaba en la escuela primaria y sigue sin solución. ¿cómo ves la necesidad de su implantación?

Indispensable, ir siempre por detrás del resto de países es exasperante. Creo que es importante además para que así se regule la formación post graduada. Hay demasiados cursos y estancias que permiten conseguir a simple vista el mismo “título” que una persona formada en un Máster oficial con su carga lectiva y práctica como debe.

Berta Cortés junto a su padre, Javier Cortes y su hermano Telmo Cortés durante el congreso SECIB 2022.

¿Qué proyecto profesional te gustaría poner en marcha?

Después del máster estuve un tiempo de profesora colaboradora en las prácticas en la Universidad de Barcelona, algo que me gustaba mucho y echo de menos. En Pamplona no hay facultad de odontología pero me gustaría en algún momento volver a esa parte de docencia en prácticas. También pienso muchas veces en lo mucho que me gusta explicar al personal de mi clínica cómo hacer las cosas, cómo auxiliar, el porqué de un procedimiento u otro etc. Quizás un día me meta a hacer algún tipo de formación para higienistas y/o auxiliares, una buena ayuda es imprescindible para una buena cirugía y el buen trato al paciente

Para finalizar algo personal. ¿A parte de la profesión cuáles son tus aficiones?

Me gusta pasar el tiempo con mi familia y mis amigos. Todos los fines de semana hay algún plan con los amigos de Barcelona, los de Pamplona, la familia de aquí o la de Bilbao, no paramos la verdad. Y lo que sí espero poder retomar en cuanto dé a luz es el buceo en verano y el esquí en invierno, no lo hago tantas veces como me gustaría, pero son dos deportes que me apasionan y me relajan.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre