Las Sociedades Científicas de Epidemiología e Inmunología llaman a la prudencia para el uso de mascarillas en interiores

Marcos López

Tras la aprobación de la eliminación del uso obligatorio de las mascarillas en espacios interiores, las sociedades españolas de Epidemiología (SEE) y de Inmunología (SEI) han insistido en el llamamiento a la prudencia, ya que «es necesario observar cómo evolucionan los indicadores epidemiológicos», sobre todo después de Semana Santa, unos datos que aún no se conocen. «No llevarla deja de ser obligatorio, pero eso no significa que no se pueda seguir usando», matizan desde la SEE. Por su parte, el presidente de la SEI, el doctor Marcos López, explica que «este tipo de medidas se han tomado, en gran parte, por un lado, porque hay un cansancio pandémico y, por otro lado, porque sabemos que, desde el punto de vista inmunológico, la población está protegida frente a la enfermedad grave, ya que está vacunada mayoritariamente».

En concreto, y respecto a la tasa de vacunación de la población española contra la Covid-19, Marcos López indica que «en mayores de 12 años, es del 90 por ciento», una cifra sobre la que argumenta que «son datos de protección sobre la enfermedad grave muy importantes» frente al SARS-CoV-2.

Sin embargo, el máximo representante de la SEI hace hincapié en que la vacunación contra la Covid-19 «no evita la infección, evidentemente, porque ya sabemos que los anticuerpos, que serían los que podrían evitarla, caen al cabo de cuatro o seis meses, y protege en el 40 o 50 por ciento de la población».

Nivel de incidencia acumulada

Con estos datos sobre la mesa, y a falta de conocer los de incidencia acumulada a los 14 días después de las vacaciones de Semana Santa, López destaca que, «dado el nivel de incidencia que tenemos, no creo que sea recomendable eliminar las mascarillas».

«Pienso que habría que haber sido más prudentes con esta medida y haber esperado a dar los datos de después de Semana Santa y la incubación para ver la incidencia», insiste el presidente de la SEI, en la misma línea que la opinión ofrecida por la SEE.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, l martes, 26 de abril, en adultos de 60 años o más, la incidencia acumulada se sitúa en 608,16 casos por 100.000 habitantes, un sector de la población donde sigue siendo destacado el impacto de la Covid-19.

Punto de vista inmunológico

Desde el punto de vista inmunológico, el máximo exponente de la SEI remarca que «el resto de las medidas de seguridad siguen estando vigentes y no cambia nada». Como ejemplo, señala lo ocurrido en Navidad, cuando «teníamos la variante Ómicron o la DA, la silenciosa, la gente estaba con tres dosis de vacunas, mayoritariamente, y estaba protegida frente a la enfermedad grave, que no de la infección».

Por ello, López recuerda que dentro de las medidas con las que cuenta la población para evitar que el virus siga circulando en niveles altos y evitar problemas de hospitalización, solo se encuentra la mascarilla. Sobre si esta circulación alta del virus pude generar problemas inmunológicos o de falta de respuesta, dicho especialista asegura que «no es probable, porque está muy vacunada la población». No obstante, sí apunta que, frente a la aparición de nuevas variantes, «el riesgo siempre existe».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre