Rebajan la pena impuesta al Colegio de Álava y a su presidenta por unas declaraciones sobre publicidad engañosa

El TSJ del País Vasco enmienda la plana al Consejo Vasco de la Competencia

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha rebajado notablemente la sanción de 250.000 euros que el Consejo Vasco de la Competencia impuso al Colegio de Dentistas de Álava por unas declaraciones de su presidenta, Carmen Mozas, al periódico El Correo, en las que hablaba de la lucha de su colectivo contra la publicidad engañosa de algunas empresas dedicadas a la salud bucodental. Competencia condenaba asimismo a la odontóloga a pagar otra multa de 10.000 euros.

El alto tribunal vasco considera injustificada la sanción a la representante de los dentistas alaveses y la anula; y reduce a 9.000 euros la del Colegio al considerar que hay desmesura en la planteada por la parte demandada. Mozas concedió una entrevista a El Correo en la que hablaba de hábitos higiénicos, de las principales patologías de boca de los pacientes alaveses, de las caries infantiles y de los problemas de su profesión. “Sin citar ningún nombre, cuestionó algunas prácticas de cadenas de clínicas marquistas y franquicias”, explica ahora el citado medio.

Según detalla el citado periódico, una firma, Dentix, denunció a Mozas y al Colegio por entender que incumplía el acuerdo alcanzado en 2015, cuando Competencia advirtió a los dentistas alaveses por una campaña publicitaria que, a su juicio, sembraba dudas en la población sobre los servicios prestados por determinadas clínicas dentales. La demandante consideraba que el colegio reincidía y Competencia le dio la razón y sancionó tanto a la presidenta como al órgano colegiado por falta grave.

Impuso 10.000 euros de multa a Mozas en base a sus ingresos y luego hizo un cálculo de ingreso medio por cada uno de los cerca de 250 colegiados y lo elevó en su conjunto a 50 millones de euros. Así, según el fallo, Competencia se llegó a plantear poner una sanción al Colegio de 10 millones de euros que finalmente dejó en 250.000 euros.

El Tribunal Superior, tras estudiar el artículo, contextualiza las declaraciones de Mozas y entiende que hay una “muy básica existencia de infracción”. De hecho, los jueces entienden que sus apreciaciones son “muy leves, esporádicas y de escasa trascendencia” dentro del artículo y “no revelan una deliberada campaña”. Y además, lanzan una advertencia a Competencia por su actitud ante los colegios profesionales.

El Colegio se llegó a plantear su disolución por no poder hacer frente a la cuantiosa multa y al final tuvo que pedir un crédito. Ahora se muestra “muy satisfecho” con la sentencia y recuerda que “seguirá trabajando por garantizar la profesionalidad de los dentistas alaveses y la defensa de la salud de sus pacientes”. ●

Junta-Directiva-del-Colegio-de-Álava,
Junta Directiva del Colegio de Álava, con su presidenta, Carmen Mozas (en el centro).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre