6 HÁBITOS QUE TE HARÁN MEJORAR COMO LÍDER

Dr. Alberto Manzano Saiz
CEO y fundador de Plan Synergia

Al principio estabais tú y tu auxiliar. Lo hacías casi todo: hacías los pedidos de material, preparabas el material del gabinete y hasta sacabas la basura. Ahora seguramente ya tienes a otros que hacen esas tareas, pero sigues sin tener tiempo para dirigir tu clínica (lo que sea que eso signifique). Tranquilo, no estás solo, le pasa a la mayoría; parece que siempre hay tareas más urgentes y concretas que hacer. Las malas noticias son que si no te paras a pensar en una estrategia empresarial para tu clínica, puede que tus competidores te pasen por delante y tu empresa entre en el océano rojo o zona de riesgo; esta zona se caracteriza porque tienes que competir por precio con tus competidores más próximos.

Tras varios años asesorando clínicas, grandes y pequeñas, nos hemos podido hacer una idea de qué factores y características son comunes en los líderes que sí dirigen su negocio con un rumbo determinado:

1. Anticipación: Mira más allá de los límites establecidos de tu clínica, piensa diferente a lo que te enseñaron en la facultad sobre lo que debe ser una clínica, y construye lazos con otras empresas que te puedan ayudar.

2. Pensamiento crítico: No esperes a que cierren los de enfrente o la franquicia de turno (siempre habrá una). Cuestiónatelo todo, desde lo más básico a lo más detallado, desde cómo debe de ser una sala de espera a si el color rojo de verdad es incorrecto para una clínica.

3. Interpretación: Tómate tu tiempo, busca datos de diferentes fuentes, plantea varias hipótesis o ideas. La incertidumbre es inquietante y te fuerza a veces a tomar decisiones apresuradas. Enfréntate a esto con paciencia. Búscate al menos 2 horas por semana de tu jornada laboral para gestionar, sin pacientes.

4. Decisión: Una vez hayas llegado a “tu” conclusión, ve a por ello. Es muy frecuente en algunos directores el síndrome “análisis-paralisis”. Un buen balance entre agilidad y rigor es
clave en los grandes líderes.

5. Alineación: Instruye y motiva a tu equipo en tu visión de empresa. La función de un verdadero líder no es ordenar, sino motivar. Un consenso espontáneo es raro, por eso, un gran líder es también aquel que sabe construir una visión de empresa común y consigue que su equipo la apoye tanto o más que él mismo. Para ello es muy útil entender a las otras personas, promover el diálogo (sobre todo en temas incómodos) y pedir ayuda con humildad. Otras 2 horas semanales que hay que invertir en reuniones de equipo y/o estudio de casos.

6. No dejes de aprender: Conforme tu negocio va creciendo, a veces lo hace también tu ego, el mayor enemigo de un gran líder. Dicen los expertos que el para aprender, primero hay que desaprender. Lee mucho y pide ayuda si lo necesitas. Y estate atento para aprender de cualquier situación, de los éxitos y de los fallos.

Seguramente tengas un poco de cada una de ellas, para ser sinceros nadie es cinturón negro en todas. Sin embargo, las buenas noticias es que se pueden aprender y entrenar. ¿Te atreves?

Fuente: Schoemaker, P. (2012). 6 habits of true strategic thinkers.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe un comentario
Por favor, escribe tu nombre