Félix Nieto ingresa como académico de número de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid

PRONUNCIA UN DISCURSO SOBRE ODONTOLOGíA VERSUS ESTOMATOLOGíA

Con la solemnidad y respeto al protocolo que impera en estos actos se celebró en la sede de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid, Palacio de los Vivero, el pasado día 3 de noviembre, la recepción pública, como académico de número de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid de Félix Manuel Nieto Bayón, médico estomatólogo, primer dentista en ocupar un sillón de número.

Presidido por el presidente Ángel Marañón Cabello, al que acompañaban en la presidencia Agustín Moreda, presidente del Colegio de Dentistas, Mª Luisa Segoviano, presidenta de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de Valladolid, Jesús Urrea, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, y Alfonso Velasco, secretario de la Real Academia de Medicina de Valladolid. Ante un auditorio al completo, en el que vimos a compañeros venidos de diversos puntos de la geografía española, Nieto Bayón pronunció su discurso de ingreso que versó sobre “Odontología versus Estomatología. El aparato Estomatognático. Sinergismos entre la ATM y la Oclusión dentaria”, siendo contestado por el catedrático de Farmacología y académico de número y secretario perpetuo de la institución, Alfonso Velasco Martín.

En el acto estuvo presente el presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región, Agustín Moreda Frutos, colegio del que también fue presidente Nieto Bayón, así como otros expresidentes de colegios entre los que destacamos a Pere Harster Nadal, expresidente del Colegio de Cataluña y José María Lara Sanz, expresidente del colegio de Valladolid y del Consejo General de España. También asistieron Ramón Casado, catedrático de Prótesis, y el doctor Fernández Palacios, venido desde Madrid, que en los postres de la cena, que se celebró posteriormente en el Hotel Olid, dedicó unas palabras a su amigo y discípulo Nieto Bayón. ●

 

LA SEGUNDA ACADEMIA MÁS ANTIGUA DE ESPAÑA

La Academia de Medicina de Valladolid es la segunda en antigüedad en España. Sus orígenes se pueden documentar en el año 1731, concretamente al día 27 de enero, en el que actuó como portavoz de los catedráticos de la Facultad de Medicina en el claustro de la Facultad de Valladolid, Lorenzo Pinedo, catedrático de Prima de Avicena. La primera fue Sevilla, en 1697, y la tercera la de Madrid, fundada en 1733, en el seno de una tertulia que reúne en la botica de José Hortega a médicos, cirujanos, boticarios y ‘Curiosos’, animados por el movimiento ilustrado que favorece en España la nueva dinastía borbónica. Posteriormente pasaría a ser la Academia Nacional.

La diferencia entre estas tres academias, no se centra tan solo en la fecha en la que iniciaron sus actividades, sino en algo mucho más importante; en dónde, cómo y por quién se llevaron a cabo sus inicios. La Academia de Medicina de Valladolid es la única que se forma en el seno de la Universidad y la finalidad desde sus comienzos era presentar y discutir los nuevos avances de la ciencia, en tanto que las de Sevilla y Madrid nacen de una reunión de amigos, no todos médicos, que hablan según la casualidad de los temas más variados, no siempre científicos, de ahí que ambas en sus inicios, llevaran el nombre de tertulia. La de Madrid, Tertulia Literaria y la de Sevilla Venerada Tertulia Hispalense Médico-Clínica-Anatómica y Matemática. Otra diferencia es que ambas tenían un carácter casero al incluir como sede el domicilio del tertuliano, que aglutinó en sus comienzos a los otros miembros de la tertulia. En tanto que la de Valladolid comenzó llamándose Regia Academia Práctica y sus primeros encuentros se llevaron a cabo en la propia Universidad. ●

 

 


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies